TRANSFERIR GUARDIA NACIONAL A SEDENA MINA EL ESTADO DE DERECHO: IMEF

  • El análisis del IMEF revisó al alza el pronóstico del crecimiento de la economía mexicana a 1.9% en 2022, aunque advirtió retos

Cd. de México (agencias).- Alejandro M. Hernández Bringas, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), afirmó que el entorno de negocios se deteriora con acciones como el traslado del mando de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), una política pública que mina y trastoca el Estado de derecho.

“Decisiones como transferir el control administrativo de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional, mediante un decreto que rebasa los cauces constitucionales establecidos, mina el Estado de derecho”, expresó el empresario.

Recordó que el Estado de derecho es la piedra angular sobre la que descansa la sociedad, de forma que de cumplirse, se reduciría la confianza y se lastimarían las perspectivas de crecimiento económico.

El entorno de negocios ha seguido deteriorándose por las condiciones externas y por la inquietud que generan algunas decisiones de política pública, que en lugar de facilitar y promover la participación armoniosa de las fuerzas económicas del País, crean obstáculos, complicaciones e incertidumbre, dijo Hernández Bringas durante la conferencia de prensa para presentar el análisis del entorno económico nacional y global del IMEF.

En México, añadió, la economía luce básicamente estancada en los indicadores más recientes, al tiempo que la inflación ha alcanzado niveles no vistos en dos décadas, aun cuando el Banco de México (Banxico) hace su trabajo al subir la tasa de interés de referencia con firmeza, luego de comenzar tarde, al igual que otros bancos centrales.

Las perspectivas recopiladas por la encuesta del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF presentan un deterioro, con algunos pequeños contrastes, y siguen mostrando un panorama complicado y poco favorable, agregó.

Para 2022, el IMEF pronostica un crecimiento del producto interno bruto (PIB) ligeramente al alza, ya que pasó de 1.8 a 1.9%, lo que responde principalmente a mejores resultados de lo previsto en las cifras del PIB del segundo trimestre.

Añadió que la inflación fue revisada al alza, de 7.7 a 7.9%, como resultado de cifras superiores a lo esperado en los recientes meses.

Al aproximarse el último trimestre del año, las perspectivas de 2022 dejan de ser el foco de atención y las de 2023 adquieren cada vez mayor relevancia, comentó Hernández Bringas.

Para 2023 se observa un panorama altamente incierto y complicado, lo que en la encuesta se muestra con un deterioro sensible en el pronóstico de crecimiento del PIB, de 1.8 a 1.4%, precisó el IMEF.

Las tasas de crecimiento económico inferiores a 2% no alcanzan para atender adecuadamente las necesidades de la población, advirtió el presidente del IMEF.

Previó que la inflación anticipada para 2023 aumentará de 4.5 a 4.7%, lo que a pesar de seguir marcando una reducción importante respecto al estimado de 2022, representa un resultado demasiado elevado comparado con la meta oficial de 3.0%.

Otro cambio se observa en la tasa de interés monetaria para el cierre de 2023, que se reduce de 9.25 a 9.00%, lo que de alguna forma refleja la confianza de los economistas del Comité Nacional de Estudios Económicos en el sentido de que la inflación bajará y permitirá a Banxico moderar su tasa antes de que termine el año.

“Consecuente con la baja en la perspectiva de crecimiento del PIB, el pronóstico para el crecimiento en el número de asegurados en el IMSS también se reduce respecto a la encuesta previa, de 440 mil a 409 mil 351 puestos de trabajo”, señaló Hernández Bringas.

Para dimensionar esta cifra, basta señalar que el número de jóvenes que se integran a la población económicamente activa cada año es cercano al millón de personas, por lo que la creación de empleos formales en el país queda a deber por mucho para las necesidades de nuestra población.

La posibilidad de aumentar los desencuentros comerciales con Estados Unidos y Canadá en el marco del T-MEC generan una preocupación especial: “Ahora que han iniciado las consultas pedidas por nuestros socios comerciales, luego de diversas acciones del gobierno que contraviene lo acordado en el tratado”, sostuvo.

Las consecuencias económicas al debilitar el T-MEC, alertó, serían muy considerables para nuestro país y podrían recortar seriamente el potencial de crecimiento de los próximos lustros.

A pesar de este panorama adverso, México tiene la oportunidad de generar una actividad económica más robusta para lograr el bienestar de la población, pero esto requiere ajustar la visión y la estrategia del país fortaleciendo la integración económica con los principales socios comerciales, indicó el presidente del IMEF.

Con información de Forbes México | EH | Foto: Staff.