¿QUÉ CUBREBOCAS ES MEJOR CONTRA ÓMICRON Y POR QUÉ LOS DE TELA NO PROTEGEN?

Cd. de México (agencias).- Debido al alto grado de transmisibilidad de la variante Ómicron del COVID-19, autoridades de todo el mundo han instado a la población a extremar las medidas de cuidado para evitar contagios. En Unotv consultamos a un experto en salud pública sobre por qué los cubrebocas de tela o quirúrgicos no protegen contra Ómicron y qué tipo de protección usar para protegerse de esta cepa.

Y es que hasta este miércoles, México registró un nuevo récord en el número de contagios, 44 mil 187 en 24 horas, lo que apunta a una cuarta ola más grande que las previas, según la Organización Panamericana de Salud (OPS).

—¿Por qué los cubrebocas de tela y quirúrgicos no protegen contra la variante Ómicron?

Los cubrebocas de tela o los quirúrgicos son menos eficientes para proteger de la variante Ómicron debido a que las fibras de los materiales con los que están hechos tienen una estructura organizada que forma una especie de red, “ese entramado lo que va a ser es dejar espacios entre el material y eso va a favorecer que pasen las partículas”, aseguró en entrevista Daniel Pahua, especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A diferencia de lo que ocurre con otro tipo de cubrebocas como los N95 o los KN95, los cuales, según Pahua, “las fibras del material con el que están hechos están ‘desorganizadas’ de tal forma que forman una red pero desorganizada, entonces al no tener un patrón estructural definido, lo que favorece es que retengan más partículas y no permitan su paso”.

“Lo que pasa con este tipo de filtros es que están hechos con un tipo de material que es el polipropileno, el cual tiene la característica de que no va a permitir el paso de partículas pequeñas, llamamos partículas pequeñas a aquellas que miden menos de cinco micrómetros”.

Otro factor por el que los cubrebocas de tela y los quirúrgicos no tienen una buena protección contra Ómicron es por la baja capacidad de oclusión que tiene este tipo de mascarillas, es decir, no tiene un buen ajuste a la cara.

“Va a depender de qué tanto nosotros tengamos bien ajustado o no tengamos bien ajustada la mascarilla. Si no hay fuga de aire o que se esté filtrando aire en el contacto de la mascarilla con nuestra piel es lo que va a permitir que sea más o menos eficiente”.

“El cubrebocas quirúrgico, obviamente, esos no te van a proteger porque no te dan una oclusión”, sostuvo el académico de la UNAM.

En el caso de los cubrebocas N95 y KN 95, éstas “tienen la particularidad de que nos van a proteger o no van a permitir el paso de las partículas pequeñas, pero sí vas a poder percibir olores porque filtra partículas pequeñas pero vapores no”.

—¿Qué cubrebocas es mejor usar para protegerse de Ómicron?

El también investigador de la facultad de medicina de la UNAM, sugiere que las personas que presenten algún tipo de riesgo opten por utilizar un cubrebocas N95 para protegerse de la variante Ómicron.

Y en el caso de la población en general, “lo que se recomienda es usar doble cubrebocas: el cubrebocas quirúrgico y te pones el KN95 encima”.

“Lo que sí es bien claro, es que ahorita por esto que se está viendo de que aumenta la transmisión por los aerosoles, es que no usen un solo cubrebocas, ya sea quirúrgico o de tela o del material que sea, porque no va a servir”.

Por su parte, Steven Gordon, experto en enfermedades infecciosas de la Clínica Cleveland, sostuvo que los cubrebocas de alta filtración como el N95, el KN95 y el KF94 son los más eficientes para protegerse de la COVID-19, siempre y cuando estos sean “originales”.

Para determinar si un cubrebocas de alta filtración está regulado, Pahua Díaz recomienda poner especial atención en el sitio donde se adquieren.

—¿Por qué es importante que el cubrebocas se ajuste a la cara?

Tener bien colocado el cubrebocas tapando nariz y boca y con un buen ajuste a la piel es importante debido a que “cuando nosotros tosemos o estornudamos las gotas de saliva grandes pueden llegar hasta 1.5 o dos metros de distancia, pero el aerosol puede alcanzar hasta los ocho metros, dependiendo de si es un lugar cerrado o es un lugar abierto”, indicó el doctor Pahua.

Además de que “si yo estornudo en un lugar cerrado donde no hay ventilación natural, donde no haya una entrada de aire y una salida de aire, que no cause turbulencias al interior del espacio, las partículas pueden durar hasta cuatro minutos suspendidos, en contraste si hay un lugar ventilado éstas pueden durar muy poco tiempo, o máximo si hay corrientes de aire hasta 15 segundos”.

De ahí la importancia de mantener puertas y ventanas abiertas o usar ventiladores, pero no el aire acondicionado, aseguró el experto.

—¿Por qué antes si protegían los cubrebocas de tela o quirúrgicos?

“Se está resaltando la importancia otra vez del tema de los cubrebocas porque las partículas que quedan suspendidas en el aire son las que tienen la capacidad de infectar a otra persona” indicó el experto, quien asegura que “Ómicron tiene ciertas características particulares”, una de ellas es que “su medio de transmisión a diferencia de las otras variantes ya no es tan importante por fómites. Ómicron se está trasmitiendo por las partículas que se suspenden en el aire que son de menos de cinco micrómetros”.

Un fómite es todo aquel objeto inanimado capaz de transmitir un agente, por ejemplo: el teléfono, un escritorio o la manija de una puerta.

Esto se debe, según Pahua a que en el inicio de la pandemia, la forma en cómo se transmitía el virus SARS-CoV-2 era un poco más diversificada, por aerosoles, gotículas de saliva y contacto con superficies, pero a medida que las personas implementaron medidas sanitarias como el lavado de manos y la desinfección de superficies, el contagio por estas fuentes disminuyó, aumentando la trasmisión por partículas suspendidas en el aire.

“Al tener más este cuidado de lavado de manos y desinfección de superficies, va a disminuir la frecuencia donde estos medios van a trasmitir la enfermedad. Entonces viene a ser relativamente más importante la trasmisión por los aerosoles porque está disminuyendo el contagio por las otras fuentes”.

No obstante, destacó que el contagio de una persona por Ómicron “dependerá del ambiente, la carga viral, o sea de la cantidad de partículas virales que lleve el aerosol, y de las características de la persona que está respirando ese aerosol”.

Con información de UnoTv | LPC | Foto Getty Images

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: