LOS LUJITOS PELIGRAN ANTE ALZA DE PRECIOS: «ME GASTÉ MÁS DE $600 EN IR AL CINE»

Cd. de México (agencias).- Apenas estaban recuperándose de la pandemia y ahora, los pequeños lujos de los mexicanos vuelven a estar en riesgo ante la elevada inflación. Desde tomar el café, hasta encargar una pizza o ir al cine, son gastos que los consumidores se piensan dos veces ante el aumento en los precios.

“Acabo de ir al cine por primera vez desde la pandemia y me gasté más de 600 pesos, solamente las entradas están en 121 pesos, creo que no volveremos pronto”, comentó Víctor Báez, padre de familia.

Ante un periodo de alta inflación, los consumidores suelen recortar sus gastos, principalmente en productos o servicios que no consideran de primera necesidad, es decir, reparten el gasto de diferente manera, con el objetivo de lograr salir a flote durante la quincena.

—Más afectaciones

Jacob Rodríguez, analista financiero de Black Wallstreet Capital México, explicó que los bienes y servicios que no son considerados básicos, principalmente el entretenimiento, están entre los más afectados en un periodo de alta inflación y aunque todavía se experimenta cierto empuje porque son actividades que reabrieron, después de las medidas restrictivas de la pandemia, sí podrían enfrentar afectaciones ante el alza de precios.

“Ya estamos viendo una afección del incremento de precios, cuando hay estos topes inflacionarios los gastos no necesarios se dejan de lado, lo hemos visto últimamente en los restaurantes, que se empiezan a ver menos comensales, en los cines, la gente ahora espera a que la película salga en alguna plataforma”, explicó.

“Sí hay un impacto negativo por el lado del incremento de los precios, creo que estamos empezando a ver el inicio de ese impacto, si los precios de productos en general siguen incrementándose se dejan de lado lo que no se considera de primera necesidad”, acotó.

De acuerdo con Rodríguez la recuperación de algunos negocios enfocados al entretenimiento como restaurantes, cines, hoteles, entre otros, podrían experimentar un efecto negativo debido a la necesidad de los consumidores de amarrarse el cinturón.

—Cambios en los consumidores

Los consumidores están cuidando su cartera de las alzas en los productos básicos, esto los hace más selectivos al momento de gastar en bienes o servicios considerados discrecionales, los cuales también han tenido que ajustar precios ante las presiones en costos.

Frente a dicho panorama los clientes están haciendo hasta sus propios esquites, reduciendo la frecuencia con la que asisten a restaurantes y cines y buscando promociones en bares y restaurantes.

“La cerveza en los bares ya subió, en los lugares donde antes estaba 30 ahora ya está en 50, debes buscar promociones para chelear a gusto”, dijo Sandra López, consumidora.

Por su parte, Pamela Bisogno, comentó “los esquites los dejé de comprar, ahora los hago yo los viernes o sábados que nos da antojito porque ya es muy caro. El cafecito también lo hago con leche de coco”.

—Adiós al aguacate

En los pasillos de verduras del mercado Portales, en la CDMX, los aguacates son el nuevo producto de lujo, el kilo se vende hasta en 145 pesos, por lo que se puede ver a las consumidoras preguntando precios, pero sin comprar más que jitomate y cebolla.

De acuerdo con un sondeo hecho por Excélsior el aguacate es uno de los productos que más han dejado de comprar las familias debido a su elevado precio.

“Me da miedo gastar 140 pesos y que no esté bueno, es muy caro pagar tanto por un aguacate”, señaló una consumidora.

Con información de Dinero en Imagen | EE | Fotos: iStock

A %d blogueros les gusta esto: